by Federico Javin

Introducción

Gracias a la tecnología, trabajar a distancia nunca ha sido tan fácil. Desde desarrolladores de aplicaciones web hasta asistentes personales, innumerables personas de todo el mundo disfrutan de las ventajas de trabajar desde casa. Se calcula que el número de trabajadores a distancia igualará, si no superará, el número de trabajadores que trabajan desde oficinas fijas para el año 2025.

Sin embargo, trabajar a distancia no es sólo usar el pijama como outfit laboral. Muchos trabajadores a distancia luchan por seguir siendo productivos sin un jefe que les vigile y mientras abundan las distracciones. Cuando la productividad se estanca y no se cumplen los plazos, el sueño de trabajar a distancia puede convertirse rápidamente en una pesadilla que no termina a las 5 de la tarde en punto.

La buena noticia es que es posible disfrutar de las ventajas del trabajo a distancia sin dejar de ser productivo. Para ayudarte a conseguir este objetivo, elaboramos una lista con los 6 mejores consejos y trucos para seguir siendo productivo mientras trabajas a distancia, basada en la experiencia de trabajadores a distancia exitosos en muchos sectores diferentes.

1. Aprender a separar la vida personal de la laboral

El problema número uno con el que luchan las personas que trabajan a distancia es mantener separada la vida personal de la laboral. Cuando podes trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento, podes encontrarte trabajando en todas partes y todo el tiempo.

Para evitar que esto ocurra, debes designar una oficina para ti, o al menos algún tipo de zona de trabajo. No comas en tu oficina, no veas vídeos ni juegues en él y, por supuesto, no duermas en él. Lo único que debe suceder en tu oficina es el trabajo.

Siempre debes entrar y salir de la oficina a una hora fija cada día, para que tanto tú como las personas de tu entorno puedan acostumbrarse a un horario de trabajo regular y planificarlo. Sí, seguir un horario fijo puede evocar recuerdos de cuando trabajabas en la oficina de una empresa, pero nunca se insistirá lo suficiente en este consejo de productividad si querés seguir siendo productivo.

Por último, asegúrate de tener siempre una lista de tareas para todo lo que tengas que hacer ese día. Podes utilizar varias aplicaciones móviles y de escritorio para mantener tu lista de tareas sincronizada entre dispositivos, pero una agenda de papel funciona igual de bien.

2. Utilizar la tecnología a tu favor

La mayoría de los empleados remotos son responsables de sus equipos, como una computadora con acceso a Internet y una webcam para las reuniones a distancia. Los que se equipan con las herramientas adecuadas y utilizan la tecnología en su beneficio encuentran mucho más fácil seguir siendo productivos porque no se encuentran constantemente con problemas relacionados con el equipo.

En lugar de utilizar una laptop cómoda pero menos potente, ¿por qué no comprar una computadora de escritorio y utilizarla como estación de trabajo? El rendimiento por dólar de las computadoras de escritorio es significativamente mejor que el de los portátiles, e incluso podes personalizar hasta los componentes individuales para que se adapte lo mejor posible a tus necesidades.

Si tu trabajo implica escribir mucho, podes adquirir un teclado ergonómico para reducir el riesgo de lesionarte. Una segunda o tercera pantalla puede ayudarte a seguir siendo productivo cuando realices varias tareas a la vez y hagas malabarismos con varias aplicaciones, que es lo que hacen a diario la mayoría de los desarrolladores de software.

3. Mantener abiertos los canales de comunicación

Para seguir siendo productivo, debes permanecer conectado con tu equipo aunque trabajes a distancia. Esto significa mantener abiertos los canales de comunicación y asistir a reuniones a distancia. Los empleados remotos que no permanecen conectados con sus equipos a menudo no saben qué cosas hay que hacer y pierden valiosas oportunidades de aportar sus comentarios.

También es una buena idea ver a tus compañeros de trabajo en persona de vez en cuando, independientemente de si tu trabajo lo requiere o no. Incluso en esta era digital, el valor del contacto personal cara a cara sigue siendo el mismo. Si hay otros teletrabajadores en tu empresa, entabla relaciones con ellos para evitar sentir que no tenés una tribu propia.

Las herramientas modernas de comunicación y colaboración como Skype, Slack, Jira, Github, GitLab, G-Suite, Zoom o Asana son tus aliadas, pero asegúrate de jugar con su configuración de notificaciones para que no se conviertan en tus enemigos.

4. Frenar la adicción a las redes sociales cuando se trabaja a distancia

Las redes sociales pueden ser enormes ladronas de tiempo. Es imposible ser productivo con las notificaciones de TikTok, Instagram, Twitter, Pinterest y Reddit sonando en tu smartphone cada pocos minutos. Para frenar tu adicción a las redes sociales, empezá por desactivar todas las notificaciones: lo más probable es que no te pierdas nada importante.

A continuación, instala otro navegador en tu compu de trabajo y utilízalo sólo para trabajar. No te conectes a ninguna red social para evitar el hábito de comprobar si hay nuevas publicaciones cada cinco minutos. Si tu adicción es más fuerte que tu fuerza de voluntad, usa un complemento del navegador web para restringir el acceso a las redes sociales que visitas.

Los controladores de tiempo como Toggl, RescueTime, Everhour, DeskTime o Hubstaff pueden mantenerte en el buen camino controlando todo lo que haces en tu ordenador y alertándote cuando dejas de hacer lo que se supone que debes hacer. Incluso pueden generar informes completos, para que sepas cuánto tiempo dedicas realmente a trabajar cada día.

5. Tomar pausas saludables durante el día

Tomar descansos saludables de vez en cuando es importante independientemente de si sos un empleado remoto o no. Un descanso saludable es básicamente lo contrario de Netflix y comer papas fritas. Puede ser una vuelta a la manzana de 10 minutos, un paseo con el perro, una breve sesión de yoga, unas cuantas flexiones y abdominales en la oficina o 5 minutos de meditación consciente, por darte algunas ideas.

Con unos deadlines que parecen acercarse a la velocidad de un gran asteroide, los descansos de cualquier tipo suelen tirarse por la ventana en nombre de la productividad, y eso es algo muy negativo. Tu salud física y mental determina tu capacidad para seguir siendo productivo, y los descansos saludables contribuyen a ambas.

6. Cambiar las cosas de vez en cuando

Los humanos no somos máquinas, y lo más probable es que no puedas seguir siendo productivo indefinidamente sin cambiar las cosas de vez en cuando. ¿Cansado de trabajar en una computadora de escritorio? ¿Por qué no utilizar una laptop? ¿Te sentís solo en casa? Anda a una cafetería y socializa durante tus descansos. ¿Cansado de levantarte a las 7 de la mañana? ¿Por qué no levantarse a las 9?

Como trabajador a distancia, tenés innumerables variables con las que podes jugar para conseguir la máxima productividad y mantenerla. Estas variables incluyen dónde trabajas, qué ropa te pones, a qué hora trabajas, el tipo de trabajo que haces durante el día, qué comes, qué escuchas, etc.

Muchos artículos en Internet aconsejan a los trabajadores remotos que lleven ropa formal como si estuvieran en una oficina real, trabajando junto a otras personas, pero esos consejos no tienen realmente en cuenta el hecho de que todos somos diferentes, y lo que funciona para una persona no está garantizado que funcione para ti.

Resumen

El trabajo a distancia tiene sus inconvenientes, como lo difícil que puede resultar mantener la productividad, pero también tiene muchas ventajas que deberías acordarte de disfrutar. Como trabajador a distancia, podes crear tu propio horario, trabajar desde cualquier lugar, socializar con amigos y familiares durante las horas de trabajo, evitar la política de oficina, ahorrar dinero en transporte y hacer más trabajo en menos tiempo.

Si alguna vez crees que el trabajo a distancia ya no es lo tuyo, siempre podes volver a la oficina para recordar sus ventajas.