por Ray Wilson

Encontrar el cliente perfecto de forma independiente es una búsqueda eterna, pero antes de emprender ese viaje, es útil tener una idea de hacia dónde estás yendo. ¿Por qué estás buscando empleo freelance en primer lugar? Aquí hay algunas razones comunes:

  • Solo necesito un poco de dinero extra a mi trabajo full time.
  • Quiero aplicar habilidades que en mi trabajo full time no empleo.
  • Mi rutina diaria me impide el trabajo full time.
  • Un estilo de vida simple, disfrutar de tres a seis semanas libres cada trimestre

Cada freelancer puede ampliar esa lista describiendo sus propias motivaciones específicas, pero todo se reduce a su flexibilidad.

Una vez que comprenda sus motivaciones, estará mucho mejor equipado para navegar el proceso de búsqueda de clientes. Conocer las principales falencias de los clientes también es útil:

  • Confusión a fuego lento; el cliente no es un administrador de proyectos fluido, o la empresa rara vez contrata a trabajadores independientes, por lo que enfrenta más ambigüedad de la que esperaba.
  • La motivación para contratar a un freelancer no es tanto para completar el trabajo especificado, hay algo implícito que a menudo puede ser un empleado con bajo rendimiento que necesita ayuda para levantar su performance.
  • El freelancer acepta una tarea sin los parámetros por escritos y así la entrega va dilatándose.

Por lo tanto, con un pequeño inventario en cuanto a lo que se está buscando y un buen ojo para detectar posibles fallas por parte de sus clientes, ¿cómo hago para encontrar un grupo de posibles clientes?

Este efecto se entiende tan bien que hay trabajos de investigación al respecto, el más famoso es The Strength of Weak Ties de Mark Granovetter en 1973. Si necesitas alguna novedad en tu vida, lo más probable es que provenga de alguien a quien considerarías como un conocido, en lugar de un amigo.

Teniendo esta premisa en la palma de la mano, estás listo para comenzar a buscar prospectos de clientes. Tal vez deberías hacer esto en un lugar donde tengas algunos aliados que puedan validar tu carácter y la calidad de tu trabajo, pero los nuevos entornos serán más productivos. Algunas estrategias simples que podés emplear incluyen:

  • Invita a cinco nuevos contactos por LinkedIn todos los días, pero cuidado de no ser visto como un scammer, así que interésate en lo que están trabajando o produciendo.
  • Identifica foros  en donde es probable que conozcas gente nueva, luego participa respondiendo preguntas o haciendo sugerencias a otros colaboradores.
  • Abrí tu cuenta de Meetup que no has usado en años y ve a un evento. Si sientes que no es natural, sal de tu zona de confort y haz algo novedoso, sin más expectativas que anotar algunos pedidos en busca de sorpresas y nuevos resultados.
  • Analiza la presencia en las redes sociales de alguien más en tu sector que admires y fijate si podés discernir patrones o fórmulas detrás de su éxito.
  • Limpia tu escritorio o reorganiza tus muebles. Elige un nuevo camino para recorrer o andar en bicicleta. Buscar la novedad es un hábito que se puede cultivar en muchos más lugares y  funcionan muy bien en el ámbito laboral.

Una vez que haya iniciado el camino, hay mucho valor sobre la marcha. Toma notas de forma continua a medida que trabajes en las oportunidades. También reserva un espacio en tu cuaderno para las cosas que deben aun ser pulidas o que no funcionaron. Los aspectos a mejorar  siguen siendo resultados y son tan valiosos como los positivos, siempre y cuando no dediques demasiado tiempo en adquirirlos. La revisión periódica de tu proceso ayuda a limitar esas inversiones no tan positivas y al mismo tiempo, extrae las más valiosas lecciones que se aprenden en el recorrido.

La búsqueda por la novedad es una mentalidad que puede manifestarse de muchas maneras creativas y a medida que lo hagas, te encontrarás en el camino hacia esa productividad en el empleo que buscás.



Categorizado en: