por Jonathan Chester

Me interesé en Bitcoin durante el otoño de 2013, mientras coordinaba el equipo de ventas internas para el soporte de código abierto de Oracle en Kansas e Iowa. Si bien, no son los primeros estados que vienen a la mente cuando uno piensa en tecnología e innovación financiera, en su momento nuestros clientes eran los impecables sistemas universitarios, así como empresas y compañías de servicios financieros serios en Des Moines y el oeste de Kansas.

A partir de Agosto, vi todos los videos y leí todos los “white papers”que pude encontrar que contenían la palabra clave más importante "blockchain", que había aprendido que era la tecnología subyacente que permitía Bitcoin. Asistí a eventos relacionados con Bitcoin en el Área de la Bahía de San Francisco y compartí mi fascinación en el trabajo, tanto que mis colegas  comenzaron a llamarme "el chico del Bitcoin". Al otro lado del pasillo, por así decirlo, en el lado tecnológico de Oracle estaba otro el chico del Bitcoin, John Lindsay. Un amigo en común notó nuestro interés compartido y organizó una presentación y así, comenzamos a conspirar.

El ecosistema ya estaba lleno de exchanges de cripto, wallets y procesadores de pago. Participamos en un análisis , buscando algo único que tuviera transacciones continuas, que no dependieran de la especulación. John se dio cuenta de que no pasaba nada en términos de procesamiento de nóminas de salarios. Teniendo en cuenta  que a fines de 2013, cada Bitcoin valía más de $ 1,000 y los que conocían sobre Bitcoin creían que la adopción masiva estaba por ocurrir.

En preparación para el lanzamiento de nuestro primer producto, tanto John como yo dimos el gran salto. Renunciamos a nuestros agradables y cómodos trabajos en Oracle a principios de junio de 2014 y nos dedicamos  tiempo completo a Bitwage, financiando nuestras operaciones con nuestros ahorros. Un mes después, lanzamos nuestro sistema de nómina de Bitcoin en Julio de 2014 y así aunque lentamente, comenzó el proceso de compartir nuestra visión. Los freelancers y contratistas que ya estaban informados sobre Bitcoin estaban listos para recibir pagos de esa forma. Los empleadores fueron mucho menos receptivos debido a las preocupaciones sobre el cumplimiento de los “payrolls”. Escuchamos y vimos lo que hacían nuestros clientes y en Noviembre de 2014, lanzamos “Bitcoin Payroll for Individuals” en donde nuestros usuarios podrían optar por recibir una parte de sus honorarios en forma de Bitcoin, sin ninguna participación por parte de su empleador más allá de la de hacer un depósito directo.

El precio de Bitcoin cayó desde su pico de más de $1,000 hasta un mínimo de $350 en algunos puntos de 2014. Aunque las finanzas de nuestra empresa no se vieron afectadas (no tenemos un inventario de bitcoin), temíamos que el valor más bajo afectara a nuestro crecimiento. Por otro lado, mientras el precio caía, estábamos captando nuevos usuarios más rápidamente. Curiosamente, estos nuevos usuarios se registraban desde áreas geográficas específicas, en lugar de provenir de mercados donde Bitcoin ya era común denominador. Tomando esto como una señal de que nos habíamos perdido algo, estudiamos los patrones de uso y contactamos a algunos de nuestros clientes para conocer más sobre los intereses que los motivaron.

Los freelancers argentinos estuvieron esperando cinco días, entregando el 40% de sus ingresos durante ese proceso, y algunas veces sus pagos simplemente se perdían en un sistema opaco y lento. Su única otra alternativa a perder el 30% de su salario era subirse a un barco a Uruguay para recoger sus fondos. A través de nosotros, los freelancers argentinos reciben pagos de salarios desde USA, UK. o Europa a la Argentina en un día, a un costo del 2% del monto, desde la comodidad de su hogar. Después de recibir su salario, los trabajadores freelancers descubrirán cómo adquirir su moneda local por cuenta propia.

Resulta que, en promedio, cuesta un 8% enviar fondos a través de las fronteras y, a menudo, demora hasta cinco días en liquidarse. Un sistema que era una octava parte del costo y dramáticamente más rápido era algo que los empleadores ahora estaban dispuestos a adoptar, ya que los beneficiaba tanto a ellos como a los empleados. Hoy ofrecemos planes que pagan en moneda local en más de 40 países.

Hice muchos contactos al asistir a eventos relacionados con Bitcoin y a través de nuestro acelerador FinTech en Plug and Play. Un contacto de American Express y un veterano de Paypal me ayudaron a entender lo que estaba pasando dentro de la cadena heredada de transacciones para la nómina internacional. Sabía cómo se suponía que debían funcionar las cosas, pero por cada regla que creía que había, podían contar una docena de historias sobre cómo fallaban las cosas.

Ha habido éxitos y fracasos en igual medida en los dos años desde que me involucré en las oportunidades comerciales que permitirá el concepto de blockchain. Hemos superado la confusión inicial, cuando el suicidio del fundador de uns exchange de criptomonedas de veintiocho años se informó erróneamente como la muerte del CEO de Bitcoin, y la bancarrota de un solo exchange notable se informó como la bancarrota de todo Bitcoin.

Los reporteros se han vuelto más sabios y ahora somos más los que entendemos el negocio de la blockchain. He aparecido en Entrepreneur, hablado en Transact15 e Inside Bitcoins, y ahora Forbes me ha dado esta oportunidad de compartir con todos ustedes lo que sucederá a continuación. Cuando miremos hacia atrás en 2025, las transacciones en la blockchain serán, en retrospectiva, tan obvias como las transferencias bancarias, las tarjetas de crédito y los depósitos directos.

Si está interesado en obtener información detallada sobre la industria de bitcoin y blockchain o aprender más sobre cómo la tecnología está mejorando el cómo se realizan los pagos de salarios internacionales,  seguime en twitter en @jonchest. También puedes obtener más información sobre Bitwage en www.latam.bitwage.com

Categorizado en: